Oda a un pirata..

¿Que si soy qué?

Por ser,

Pirata de calificación,

que si tiene la ocasión,

robará de tu haber,

la parte más sensata,

sin que nada puedas oponer.

No se nace siendo,

Pirata, Corsario o Bucanero,

se aprende,

porfiando a la fuerza,

pero con esmero.

Primero, intentando entre palabras

ser mensajero sin alas

arrostrando pesado cañón

de pluma dorada,

y un cuaderno de vida apaisada,

llena de pensamientos inconclusos,

ideas retorcidas,

vigías del Anatema en tablas.

Pasando al grado mayor

heridas en marejada se hacen presente,

garfio por mano,

parche invidente,

terrible cicatriz, tamiz de la mente

producto del Azar en lucha,

lidiando con Morpheo

Oniro oscuro y vigilante,

por no perder un solo momento,

en esa lucha sin cuartel

robando segundos al sueño,

que de perder,

arrebata los encantos

de Hadas, Sirenas en mil ánforas de oro,

secretos,

que yo atesoré.

Mares surcados en mi haber

del mísero catre al secreter

divagando entre sonetos sin afeitar

oscuros semblantes de taberna y absenta,

cuartetos apareados en rimas adosadas,

Silabas entre olas desoladas.

¡Cuantos bajeles hundidos!

¡Cuantas Hermosas Amantes!

Y si me arrebatan el aguante,

entre rejas o por Tunante, que

sea bajo en símbolo de la calavera,

una dicha que siendo sincera,

no remunera con moneda,

te paga con cadenas suaves, de seda,

encerrándote,

esperándote como ballena boquiabierta,

al Jonás que nunca libera.

Viéndome así,

bajo prisma de lírica excelencia,

¿no es patético?

¡mas lo quisiera!

que siendo Bucanero metalizado,

no puedes tener mayor pena,

que amputar las letras de tus manos

no poder escribir

describir con proyectil

el sentir robado,

eso, sí, es mi Calvario.

Pero ¡Atentos!

El pirata excelso, sereno y fiero,

berberisco, filipino o pagado de si mismo

estilizando tinta en vitela delicada,

nunca alborota,

elige el momento, elocuente,

hasta para decir palabrota,

improperio rastrero,

crítica vil,

con lengua de lápiz color de marfil.

¿Ofender con las letras?

¡De eso nada! Hablar se apaña,

pero bombardeo dialectico,

tinta vana es lo que gasta,

el azul está lleno de tumbas de plata,

unas con epitafio,

otras innominadas.

Las Unas de aquellos que al escribir,

de si mismos lo mejor dejaron,

las Otras,

¡Hay las Otras!,

no tienen Porqué ni Cuando,

los que en ellas yacen,

por ir contando,

de la humanidad lo que les place,

con alevosía y sin clemencia,

de todo menos decencia,

en sus versos expresaron.

¡La verdad es que ay que reírse!

¿Has visto algún pirata triste?

-Yo soy el más vivo exponente, corazón vivo

mirada hiriente,

Pirata, Poeta independiente,,(sin clasificar en apariencia)

Tolerante y Llorón,

tristón galopante,

después del Ron caliente,

aguardiente del penitente

que al llegar a puerto esperan,

a mí, pirata encuadernado,

ladrón de letras de plata

y a ti, amante habitual,

que luces al escuchar,

el semblante original de pálida calavera.

1441843337931

Anuncios